martes, 8 de agosto de 2017

Mi canción del verano 2017



¡Clic! El ruido de la puerta de la habitación al cerrarse me despierta. Estoy solo. Entre las anticuadas cortinas penetran haces de luz que me hieren los ojos. El zumbido del aparato de aire acondicionado me trepana el cerebro.  Miro el reloj de la mesita: las ocho y media de la mañana. A su lado veo un trozo de papel, y garabateados en él, las letras R’n’R! y un número de teléfono. ¿Cuántas horas he dormido? ¿Tres? ¿Cuatro? Quiero llegar a Amarillo a una hora decente, así que decido ponerme en marcha. Me levanto con dificultad y me arrastro hasta el cuarto de baño, rezando porque la ducha obre el milagro de Lázaro.

Pago al encargado y entro en la cafetería que hay enfrente del motel, al otro lado de la carretera. El café está tan aguado como todos los cafés de América, y el olor a bacon que inunda el local me revuelve el estómago. Mi barriga todavía no está lista para ingerir nada sólido: ya pasaré por algún drive-thru que encuentre de camino. Apuro el café, pido otro para llevar y dejo un billete de cinco dólares sobre la mesa de fórmica.

Son poco más de las diez y el calor ya es intenso, pegajoso. Subo al coche de alquiler, dejo el café sobre el salpicadero y enciendo el aire acondicionado. Voluntarioso, empieza a exhalar aire frío, pero si la mañana avanza como parece, mucho me temo que no será suficiente para conseguir una temperatura digna. Según el mapa, tengo más de 200 millas por delante. La interestatal se pierde más allá del pueblo en una recta infinita. El aire tiembla sobre el asfalto ardiente. Las rancheras pasan a mi lado, los parachoques cromados centelleando, el ruido de los motores cebándose en mi resaca. Me pongo las gafas de sol, conecto el iPod al autorradio, y busco Wild Cat (2017), el último disco de los canadienses Danko Jones. Selecciono la segunda canción, subo el volumen, le doy al intermitente, y pongo la palanca del cambio de marchas en la posición Drive. Va a ser un viaje maravilloso.


Otras canciones de otros veranos:



sábado, 5 de agosto de 2017

Luces y sombras de Sabina

Hace un rato acabo de terminar Sabina. Sol y Sombra (2017), de Julio Valdeón. Un interesante estudio (muy subjetivo y personal) sobre la obra de Joaquín Sabina (más que sobre su vida) escrito partir de entrevistas con sus músicos, amigos, productores, artículos de prensa, programas de TV, documentales... Una crónica muy detallada, que nos permite descubrir a los fans del ubentense docenas de obras (libros, canciones inéditas, colaboraciones, temas de bandas sonoras...) más allá de los discos oficiales.

Gracias a YouTube, Spotity, etc. podemos completar la lectura repasando su discografía y buscando las rarezas de las que hablan las más de 500 páginas de esta magna obra, además de recuperar algunas de sus apariciones en televisión, conciertos, documentales sobre su figura, etc. que menciona el autor y en los que se ha basado para escribir esta curiosa biografía.

Sólo para sabineros, eso sí.

viernes, 21 de julio de 2017

All Things Must Pass

"En 1999, Tower Records tenía ventas de más de mil millones de dólares. Cinco años más tarde, se declaraban en bancarrota". Así empieza All Things Must Pass (2015), la película documental sobre la fundación, auge, expansión y ocaso de la que fue la mayor cadena de tiendas de discos del mundo. Un interesantísmo documento sobre la época dorada de la venta de música en soporte físico, y su lamentable fin. Los milenials nunca lo entenderán, pero el ir a una tienda a ojear vinilos y/o compactos, rebuscar entre cientos de discos, encontrar una o varias joyitas, ir volando a casa para escucharlas, quitar con ansia el plástico envolvente, y ponerlos en el equipo de música, eran unos placeres inigualables. Así que la peli no va sólo sobre el cierre de Tower Records, sino sobre el final de una era para los melómanos.

Además de entrevistas a Russ Solomon, fundador de la compañía, y a varios de sus directivos y trabajadores, también hay intervenciones de habituales ilustres de Tower Records, como Bruce Springsteen, Elton John o Dave Grohl. Los motivos de porqué la industria del disco fue tan espléndida, y porqué acabó pereciendo (no sólo a causa de la piratería) dan para varias reflexiones y conversaciones acodado en la barra de un bar. Y por supuesto, el documental está repleto de momentos emotivos para los viejunos como el abajo firmante.

100% recomendable, pues, si tu colección de discos o CDs ocupaba varios estantes de las estanterías de tu casa (y ahora duerme el sueño de los justos en el altillo o el sótano).

jueves, 13 de julio de 2017

The Vegabonds en La Traviesa

Bluesgrass Bar La Traviesa (Torredembarra, Tarragona), domingo, 9 de julio de 2017. Otro domingo travieso, acompañado de amigos y respectivos vástagos, en esta ocasión para disfrutar de The Vegabonds. Conocía a esta banda de Nashville por sus dos últimos discos, de un southern agradable y sin estridencias. Y a las 20.30, puntualísimos y todavía con la luz del día, así empezó el concierto: con canciones tranquilas, sonoridades amables, temas de pop-rock sureño sin sobresaltos ni aristas.
 
Pero, ¡ay, señores!, la cosa no iba a quedarse en eso. Los ritmos y la graduación fueron aumentando con el devenir del bolo, y con las primeras sombras el sonido se fue animando, creciendo, y el grupo metiéndose al respetable en el bolsillo. Ayudaron algunas versiones (Tom Petty, Allman Brothers, los Stones...) pero, sobre todo, un buen repertorio y una factura impecable. Los Vegabonds no son los tíos más habladores del mundo, pero su fe en su música y su discografía suple con creces esta carencia: no se limitan a alargar los temas innecesariamente, si no que van encadenando canción tras canción, tocadas con entrega y pasión, ya que se nota que creen en ellas y las disfrutan. 
 
 
Al cabo de 2 horas de goce y música ininterrumpida, tuvimos que retirarnos, ya que los peques daban muestras de cansancio y al día siguiente tocaba madrugar. Una lástima, porque al parecer (por el setlist pegado a uno de los altavoces y por los rumores de que tocarían hasta las 23.00) todavía hubo media hora de bolo, que tal como estaba la banda y el público, debieron ser memorables. Así que quedamos contentos, y con ganas de volver a ver a estos hillbillies si vuelven a dejarse caer por aquí.
 
 



PD: Todas estas fotos tan chulas son obra y cortesía de David.

lunes, 26 de junio de 2017

Domingos traviesos

El pasado fin de semana se inauguraba la temporada de conciertos estivales del bluegrass bar La Traviesa de Torredembarra (Tarragona). Para quien no lo conozca y vaya a estar cerca este verano, que sepa que es un lugar emblemático, con casi 40 años de historia, de obligado peregrinaje para los amantes de la música de los 70 en particular, y del rock'n'roll en general.
La temporada la abrió el sábado un grupo de Reus, pero nosotros nos dejamos caer por allí ayer domingo para disfrutar de The Mothercrow: un voluntarioso grupo de Barcelona, todavía sin disco en el mercado, que ofrece un rock setentero atiborrado de influencias más que evidentes (Led Zep, Hendrix, The Doors...) pero con temas interesantes y la mar de potentes.



Así que buena música, buena compañía, y un escenario de lujo para el que, espero, sea el primero de unos cuantos domingos traviesos en este tórrido verano recién estrenado. Y de aquí 15 días, si todo va bien, The Vegabonds.